miércoles

Semana “Donde está Wally” en Viella

Y es que aunque la teoría es que íbamos a aprovechar una semanita de vacaciones para ir a ver al Gran Tomasín a Viella (Vielha) la realidad es que hemos parado por mil sitios más que por los alrededores del Valle de Arán, como para encontrarnos…

Paseo por Beret, bici por Pont de Suert tras acompañar a escalar a los fieras, otro par rutillas de pedal por Margalef (Tarragona), también viendo a estos fieras trepar, una subidita más a Beret, y un par de dias de pateo y raquetas, ha cundido mucho más que una semana…

Día 1: Domingo. “Aclimatación” por Beret


Vale, tampoco vivimos en el trópico, pero al llegar al Valle de Arán siempre se nota el primer golpe del frasquete, la nieve, humedad… Como los buenos, dedicamos la primera mañana a un pasein de 3 horitas por los alrededores de las pistas de Beret, dirección al Santuario de Montgarri. Clima despejado que a mitad de ruta deja pasar al primer marrón de nieve del viaje, el primero de la temporada.


Dia 2: Lunes. Escalada y paseo en bici “Al otro lado”

Es impresionante, haga el clima que haga en Viella, siempre, repito, siempre, hará justo lo contrario si cruzamos su famoso túnel. El marrón del día de antes nos hizo decidir a salir del “agujero” y cruzar al otro lado del túnel. Como no, solazo. Que cosas.
Acompaño a los figuras del grupo de montaña y a charly a escalar por Betesa. Siempre es un placer ver a estos tiparrrrrracos tirar para arriba en la roca, que envidia!
Pero como los hermanos Lopez-Verbo lo quieren todo, no contentos con la mañanita de escalada, en torno a las dos del medio día, impulsados por una copiosa comilona a base de 1 plátano y 2 madalenas (eso sí, madalenas de siwenza, no magdalenas) nos vestimos de romano y nos disponemos a marcarnos una rutilla por las dos vertientes del Col de Perves, entre Pont de Suert y la Pobla de Segur. Tampoco hay que abusar, estamos en noviembre y nos queda mucha semana.




Subida Tendida con una entretenida bajada llena de herraduras de todos los colores. Eso sí, ojito, que en más de una curvita se aprecia un blanquecino más que sospechoso.






Día 3: Martes. Rumbo a Margalef

La previsión iba a ser mala por un par de días, así que había que salir en busca del astro rey… Marchamos para Margalef, en plena sierra del Montsant, en el Priorat Tarraconense. La primera vez que oía hablar de todas estas zonas. Parece mentira la de lugares impresionantes que tenemos en la piel de toro, no sabemos lo que tenemos al lado de casa. Para allá que fuimos, los dos hermanos, yo, y el gran Quique, compañero del alma y cordada de lujo de Tomasín.
La intención era la siguiente: ellos escalarían y yo montaría en bici, cada día con uno de los hermanos.



El primero de los días, con Charly, comenzaríamos la ruta en La Granadella, a mitad de camino de Margalef, donde Tomasín y Quique nos “abandonaron a nuestra suerte”. Desde La Granadella, pasando por Flix, tomamos rumbo a la Torre de l’Espanyol donde nos adentramos en el Priorat.
Es una zona que por relieve, por tipología de pueblos y por clima recuerdan al Maestrazgo turolense que bien conozco, después de todo, son zonas bastante cercanas (como para encontrarnos en el valle de Arán…ufff). Olivos, viñas, y almendros cosidos con kilómetros y kilómetros de ondulados asfaltos.




Llegamos a Margalef, desde donde subimos el puerto del mismo nombre, donde Charly decide darse la vuelta para escalar un poco. Yo decido continuar y dar una vuelta circular por Cornudelle, Cabacés, y de nuevo a Margalef. No calculé muy bien la ruta y llegue casi de noche y con 140kms en las patas. Me encantó.
Pero para encantar, la parrillada que teníamos prevista para cenar, que sería sin estos momentos.



Batallitas, más batallitas, y a dormir a la furgo. Quiero unaaaaaa!!!!



Día 4: Miércoles. Segundo día en Margalef

Se unen al grupo de escalada dos fieras, Santos y Óscar, lo que unido al descubrimiento de unas buenas zonas de escalada que Tomasín no conocía hace que yo decida aventurarme por el Priorat en solitario.





Haré otra ruta circular por Cabacés, las Vilellas, el Lloar, el Molar, y de nuevo a Margalef, donde subo de nuevo su serpenteante puerto. Se trata de una zona plagada de viñedos y bodegas de diseño, por lo que deduzco que por aquí al sector vinícola no le va del todo mal.





Me llama la atención que no percibo un solo bache en todo el recorrido y apenas hay tráfico, y encima hace solete!
A la noche, regreso al frío aranés.


Día 5: Jueves. Pla de Beret y comienzo del pateo

Curiosamente amanece un soleado pero gélido día. Pese a las miradas retorcidas de todos aquellos que nos ven, nos disponemos para marcarnos una subidita en bici a Pla de Beret.




A medida que vayamos subiendo habrá más y más nieve, pero también calentará bastante más el solete, por que lo que es abajo hace una rasca de tres pares. En Salardú comienza a calentar levemente el sol, y ya en Baqueira nos quitamos algo de ropaje con intención de reservarlo para la bajada, que se presiente fresca.



Y a partir de Baqueira, el espectáculo. Se divisa ya todo el valle, completamente vestido de ivierno, pero sin las prisas y agobios que sufre una vez que las comerciales pistas comienzan a recibir a miles de esquiadores por día. Había que aprovechar, ya es la última semana de “tranquilidad” en este valle.








La subida, tranquila, tendida pero sin descanso, y con unas vistas que hacen que cueste fijarse en el asfalto. Un regalo.




Arriba, muy buena temperatura, fotos, abrigo, y a disfrutar de la bajada, rápida, tranquila, preciosa, aunque con un par de curvas escarchadas…ojo!





Llego a casa con la sensación de querer haber hecho otros 3 puertos más, que gozada. Pero bueno, hay que reservarse, que luego toca faena.
Después de la comida toca preparar el macuto. Al atardecer, tenemos intención de comenzar un pateillo hasta un refugio, y al día siguiente desde alli hacer una ruta con raquetas de nieve.
Desde Les, cerca de Bossost, sale una pista que subiremos en coche hasta donde la nieve nos deje. Dese alli, ya de noche, cargaremos mochila, raquetas, frontal, y para arriba.




Un par de horas después, bajo una constante nevada aparece el chulo refugio donde pasaremos la noche.

Chimenea, leña, nos calentamos, y como no una buena pancetada para soportar los rigores invernales. Menos mal que calzamos buen saco de dormir.



Día 6: Viernes. Raquetitas


A la mañana, nos despertamos a -5º dentro el refugio, imaginaros lo que está cayendo fuera… Nada más levantarme, doy un paseín alrededor de la cabaña y veo que ha estado toda la noche cayendo. Hay una nieve buenísima. También está bastante cubierto con lo que vemos que será difícil hacer cumbre en el Montlude, como inicialmente podíamos tener previsto.

No importa, encenderemos fuego de nuevo y desayunaremos tranquilamente, no todo en la vida va a ser luchar por las cumbres…



Nos ponemos en marcha a las 11:30, bien entrada la mañana, ahí estamos, madrugando…


Es una pasada sentir las sensaciones de esta pedazo de nieve virgen con las raquetas. Ya, ya lo sé, con esquis de travesía sería muchísimo más cañero, pero, que le vamos hacer, lo que no se puede no se puede… hay que conformarse con las raquetas, que por lo menos para mí, han supuesto un gran descubrimiento y que además puedo usar a menudo en Teruel.




A medida que íbamos ascendiendo, el día iba abriendo, y comenzaban a aparecer claros, poco a poco, hasta que quedó un día totalmente despejado.





Ahí echamos de menos el haber madrugado un poco más y haber intentado llegar arriba del todo, pero bueno, ha sido un chulo paseo de cerca de 4 horas, tranquilamente, a paso “peruano”, bien adoctrinado por Tomasín tras sus hazañas por la cordillera Blanca.
Total, que a pesar de haber sido solo una semana de visita, ha cundido, la verdad.

7 comentarios:

  1. NIVELAZO!! esa furgo...

    Bss campeón

    ResponderEliminar
  2. Que buena cronica neng. Haber si por ahi alguno se anima a hacerme una visita para probar los esquis de travesia (daros por aludidos Iñaki y compañia, y tu
    Alfredo tambien) jejeje.
    Bueno ya sabes cuando quieras volvemos a repetir.
    Por cierto hoy a caido otro medio metrillo de na.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Esos que se tienen que dar por aludidos tienen que estar que se suben por las paredes por pillar algo de blanco...
    Además a Iñaki le vendrá bien estirar un poco la espalda, ¿o en los esquis irá igual de tumbado que en la burra? ajajajajaj!!

    ResponderEliminar
  4. luego no entrenamos,me dan calambres..............ostissss

    ResponderEliminar
  5. Antonio "Pantojas" dijo:
    Qué envidia me dáis "cabronzuelos". "La cabra tira al monte y el cabrón al Ocejón" publicado por Antoñánzas de Siwenzas.-

    ResponderEliminar
  6. próxima excursión el 19 de diciembre al Urbión con esquis de travesía y pieles de foca
    publicado por Antoñanzas de Siwenza

    ResponderEliminar
  7. Por lo que cuentas, parece que lo pasasteis bien. Me alegro. Por cierto, ¿decir que me muero de envidia queda muy mal? jaja!

    P.D.: Empiezas la temporada 2011 en octubre, subes puertos en las vacaciones invernales, haces rodillo entre semana, pero luego dices que te dá miedo ir a dolomitas con nosotros ¿no será al revés?

    Salu2 para Charly tambien!

    ResponderEliminar