jueves

Vuelta Cicloturista Internacional a Maspalomas 2010


Si bien al principio era ligeramente reacio a este nuevo formato de viaje, poco tardé en engancharme y colocarlo de golpe como una de las fechas fijas del calendario para los próximos años. Y es que nunca había hecho un viaje con este formato organizado con hotel más playa, ruta por etapas, y por que no, de regalito para el cuerpo. Pues sí, a la primera Maspalomas me ha enamorado completamente.
El buen rollo entre todos los asistentes, que hace que al segundo día ya seamos todos parte de una misma familia, pese a la heterogeneidad de un grupo formado por alemanes, suecos, noruegos, checos, italianos, e incluso algún Oscense, la perfecta organización por parte de Ángel Bara, alma y pasión del ciclismo en las islas, los impresionantes paisajes, tantos y tantos por descubrir, todo ello con unas condiciones climatológicas ideales para los pedales, ha hecho que, como digo, ya haya una fecha más reservada para el calendario de 2011, por si eran pocas.

Como no, a todo esto tenemos que sumar lo especial que se ha convertido para mi este viaje, por pasar definitivamente página, y poder tener de nuevo sensaciones que no tenía sobre la bici desde hace casi 8 meses. El primer puesto en la categoría nada vale, pero sí las sensaciones después de cada una de las subidas de esta semana. Todo ha pasado.

Llegada y preparativos

Siempre apoyando a los más desfavorecidos, nos vemos obligados a retrasar un par de días nuestra llegada a la isla, como muestra de apoyo a ese colectivo que tanto lo necesita, esos pobres currantes que tanto se merecen nuestra comprensión, los controladores aéreos (…).
Aun con las patas hinchadas del vuelo vamos a toda velocidad a recoger las pedazo de Cannondale que tenemos alquiladas para la semana, todo un descubrimiento ver que existe la posibilidad de alquilar bicis de gama alta, lo que simplifica enormemente la logística del viaje.
Primera cena y a descansar, que mañana, a palo seco, toca la Escalada al Pico de las Nieves, ideal para la toma de contacto con la bici…

Escalada Internacional al Pico de las Nieves

A diferencia de otras veces, estaba completamente tranquilo, solo quería pasármelo bien en la bici. Todo cuesta arriba y encima jugueteando… que maravilla!
En este perfil se puede ver lo que teníamos entre manos. Para muchos, la subida más dura de Europa, para otros, la más dura de España, para otros, una de las peores. Para mí: El que lo quiera ver, que venga y opine. Si que es verdad que en coeficiente de dureza saca bastante ventaja incluso a Angliru, allá cada cual…

A grandes rasgos se pueden diferenciar tres zonas en la subida:
-Una primera de 7kms de desnivel constante y contenido, donde se haría una primera selección.
-Una segunda de otros 7, la Pasadilla, un auténtico infierno con kms incluso al 15.1% de media y pendientes de hasta el 26% (me fío más de Pablo Bueno que de los perfiles de Internet), que si no gestionas bien te deja roto para todo lo que queda.
-Y por último una escalera de otros 9kms en la que en los descansos había que apretar si querías dar la talla…

La subida comenzó a un ritmo fuerte pero continuo, a pesar de lo cual en un par de kilómetros ya había cuatro cracks escapados y un grupete de unos 10 por detrás, sujetando las vísceras a conciencia. La intención era llegar al pueblo de la Pasadilla lo más entero posible (me parto…).
Llegamos al pueblo, y como no, la mente te hace seguir recto, ya que a la derecha salía una carretera imposible, que casi se confundía con las fachadas de las viviendas. Sí, lo adivináis, era por ahí… Un 23% para empezar.



(Ojo al cartel azul del fondo: Comienza el infierno...)

Yo sabía que los próximos 7kms iban a ser así, por lo que no me terminaba de atrever a seguir dando zapatazos como el resto de mis compañeros de grupo, lo más inteligente sería pillar una velocidad de crucero e intentar guardar lo más posible (me parto otra vez… guardar, ajajaj).
Me iba manteniendo, pero poco a poco iba perdiendo distancia. Siempre con vista a un rosario de 5 o 6 que me precedían. Tan lejos.
Tras dejarme riñón y medio en aquellas paredes consigo llegar a Cazadores, punto y final del Infierno, ya solo quedan 9kms, uff. Por lo que veo, además el vientazo achuchará de frente a partir de ahora, por si era poco.
Por delante de mi, a unos 200m veo que un grupo de 4 se ha unido y tiran para arriba, como empiecen a dar relevos me puedo dar por perdido. Menos mal que los ciclistas somos un poco perros y aquella panda no se organizó para darme el finiquito. Doné el otro medio riñón que me quedaba, y no sé como, conseguí enlazar con ellos un par de kms después. Ahora a perrear todo lo que pudiera.
Algo más adelante veo que se empieza a organizar la cosa y se ven los primeros relevos, que hacen que alguno ya pierda contacto con este grupo. Yo, quieto en la mata.
Llegamos a las zonas de descanso, y veo que los relevos del Urko, de Ciclos Iñaki, con el plato grande en las zonas de falso llano, me están haciendo volver a sentir la circulación en las patas, así que hay que entrar a ayudar. Los repechos eran para los fuertes del grupo, pero los descansos eran para Urko y para mí. Tras el segundo descanso, Urko y yo ya estamos solos, el resto había tronchado. Ya somos quinto y sexto, por detrás solo de los “pros”.
Me entendí muy bien con él durante varios kms pero el descenso de temperatura por la altitud ya se dejaba notar e hizo que mi compañero tuviera que levantar el pie. Quise esperarle por un par de veces, estábamos bien sincronizados, pero definitivamente me gritó que siguiera, que no me preocupara. Una lástima, íbamos de perlas. Y aquí empezó la tortura. Quedaban aun 5 kms y ya iba solo hacia arriba y por detrás, unos cuantos pisándome los talones. Una agonía, pero sabía que tenía que disfrutar de aquello, volvía a sentirme bien.
Decidí mantener la misma filosofía: ritmo en las subidas y plato en los descansos, donde realmente veía que abría hueco. Pim pam pim pam, zapatazo por aquí, zapatazo por allá, comienza a llover, y por fin veo el arco de meta, que cruzo dando chepazos.


Sabía que era quinto pero no me esperaba el primero de mi Categoría. 3 ó 4 vasos de caldito caliente después, volví a recuperar mis constantes vitales (Mi más sincera enhorabuena a la anónima señora que nos preparó una lechera de caldo, que frío hacía!).
Y ahí comenzó el diluvio, así que en guaguas todos para abajo. Un gran día.

Tercera Etapa. Maspalomas-Soria-Maspalomas

Me levanto con los riñones al Jerez, y las patas como pedernal. Casi fue una bendición que la organización decidiera no subir la Subida de Soria debido a unos corrimientos por lluvia. Dejémoslo estar.
La mañana comenzó con una buena chaparrada de agua, pero que como cae caliente, no molesta. A los 10 minutos, secos y punto. Preciosa ruta bordeando la playa (Donde nos cruzamos con el Campeón del Mundo Thor Husvod con su séquito y su martillo), y más adelante por el valle de Soria (con mejor temperatura que la Soria peninsular). Impresionante. Sin quererlo ni planearlo, otra vez nos sacamos los ojos en un tramo de suelta hasta el avituallamiento. Lo nuestro es vicio.







Cuarta Etapa. Maspalomas – Cruz de San Antonio – Soria – Maspalomas

Menuda joyita tienen aquí en Gran Canaria. Impresionante la subida a la Cruz de San Antonio. Buen firme, pendiente correcta, largo, innumerables herraduras, y unas vistas espeluznantes. Ideal para escabechar un poco más las patas… un día más.
En esos momentos es cuando te arrepientes de pensar que igual el formato de 6 etapas con unas distancias no muy altas quizá pueda ser demasiado suave. Me he perdido dos etapas, me falta una y media para terminar, y estoy escabechado como pocas veces… suficiente!
Como estaba previsto, el fiera Dani Plaza salta del grupo desde abajo, y nos quedamos el resto a verlas venir. Tras unos cuantos achuchones y jugueteos llego a la cima de la mano del Checo, del Continental equipo Cube. Me gusta la bici que lleva.







Quinta Etapa. Maspalomas – Barranco de Guayadeque - Maspalomas

Y llegó el último día de ruta, con mucha penita, morriña por tener que irse, y un dolor de patucas ya considerable. Gracias, controladores.
Nos esperaba el barranco de Guayadeque, otra de las subidas clásicas de esta vuelta, habitual broche final.


Iríamos tranquilamente en grupo hasta Agüimes, donde poco más allá se abriría la caja de los truenos para encarar este último pique. Y como no, el que abrió la condenada caja fue Super Luis García, sacando la vara a pasear. Poco después ya con la caja abierta y unos cuantos truenos gastados, los cracks movieron ficha: Yo decido que no es mi batalla, es un puerto con un aire a Marie Blanque, y no es mi estilo subirlo a achuchones desde abajo, no, hoy no…jeje.


Pero bueno, consigo pillar un ritmete pseudo-cómodo desde abajo, y consigo remontar algunas posiciones, haciendo tercero con unos cuantos chepazos. Al cruzar el arco de meta, poco me importa el puesto, enseguida una sonrisa. Lo único que me importa es que me encuentro estupendamente.


Comidita, cenita, unos pinchitos en la clausura de la Vuelta, y al día siguiente, último del viaje, un vespertino y solitario baño en el Atlántico, para metabolizar bien todo lo vivido, que hace que marche de esta Isla con un montón de conclusiones positivas. Al fin y al cabo, como siempre.

Todas las fotos empleadas, obtenidas de:
http://www.agerremedia.com/
http://www.ciclismoafondo.es/
http://www.biciciclismo.es/

Crónicas de todas las etapas, en Biciciclismo.es:
Primera Etapa
Segunda Etapa
Pico de las Nieves
Tercera Etapa
Cuarta Etapa
Quinta Etapa

11 comentarios:

  1. Si señor, buena Ernesto buena

    ResponderEliminar
  2. Que pasada!! Ernesto, bueno nos vemos el domingo...

    ResponderEliminar
  3. Pues si que has recuperado bien bicho.Enhorabuena y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  4. vaya petardo estas hecho..........vaya carita que llevas....

    ResponderEliminar
  5. WILLY (el de las orejitas)20 de diciembre de 2010, 12:23

    No podia imaginar que al enseñarte algunos truquillos, iba a ayudar a gestar a un PAQUETE como tu!!
    ENHORABUENA CAMPEON.

    ResponderEliminar
  6. Grande Willy! por muchos consejos que reciba, tranquilo que nunca llegaré as ser tan paquete como mis maestros..ajajaj... ah, y ya sabes que nos debemos ese reto de mantel que tenemos pendiente, no todo va a ser poner caritas en el asfalto!!!
    Y Felipe, en esos momentos la carita no era lo peeeeeeor que llevaba!!!!

    Un abrazo para todos los Sanferbikeros!!!!

    ResponderEliminar
  7. grande ernesto,grande,como ciclista y mas como persona.
    saludos y buen relato.

    ResponderEliminar
  8. Majo!!! tu si que eres grande! mira que hemos pasado buenos ratos en esta vuelta, eh??
    Para después de navidades habrá que montar una no?jejej
    Eso si, la señora María ya no puede faltar a esa, eh???

    ResponderEliminar
  9. Como decía uno que yo me sé "En dos palabras: IM-PRESIONANTE!". Gracias por hacernos viajar contigo en esta gran crónica y, sobre todo, enhorabuena por esa increíble recuperación que has tenido!!! Un abrazo campeón!

    ResponderEliminar