miércoles

Alpes 2012. Día 3. La Marmotte. Abort Mission!

Todo estaba planeado, sabía que venía en plan tranquilo, que estos días consistían en unas vacaciones de la competición, de los achuchones y de los pulsómetros desbocados.

Pero por alguna extraña razón, había cargado un bidón de sales, otro con un gel, tres o cuatro barritas, y un gel por hora en los bolsillos… Se respiraba que lo de hacerlo de tranqui lo decía con la boca pequeña. Me estaba preparando para el “modo machaca”.

Sabía que no me venía bien, que debía ir tranquilo, que ya vi el año pasado que no me sienta bien enlazar tantos esfuerzos machacas seguidos, pero, ¿sería capaz de ir calamado? Bufff…

Afortunadamente, alguien decidió por mí, y ese alguien fue una noche de parranda en el baño, estaba destrozado de tripas. Sí, digo “afortunadamente”, fue toda una suerte tener que quedarme en la cama…



Que le voy a hacer, siempre tengo que verlo todo por el lado menos malo…

Como pude, me arrastré hasta el coche, y con él al super a por un cargamento de arroz y manzanilla, que junto con los bidones de sales, serían mi menú para el próximo día y medio, había que cuidarse, al día siguiente había que estar potable para no perder otro día en el paraíso.




2 comentarios:

  1. Que lastima daba..... Verlo alli indefenso, sin poder montar en bici, pero logro sobreponerse!!

    ResponderEliminar